UMUARAMA, BRASIL — Una noche de emoción, fe y esperanza. Este fue el clima que reunió a miles de personas este sábado (06) en frente de la Catedral del Espíritu Santo en Umuarama, Paraná, sur de Brasil, durante la Gran Vigilia por la Creación y los Refugiados Climáticos. Inspirados por la encíclica Laudato Si y las enseñanzas del Papa Francisco, mujeres y hombres, niños, jóvenes y viejos se unieron en oración para pedir a los gobiernos, iglesias, universidades y otras instituciones para que hagan la desinversión de proyectos vinculados a los combustibles fósiles, y lleven a cabo acciones efectivas para cuidar de la Casa Común.

“Estamos mostrando a la gente la destrucción que la industria de los combustibles fósiles causa con las emisiones de gases que agravan el calentamiento global y cómo se está poniendo en peligro la existencia de la vida en este planeta. Los estados pueden fijar la ruta y exigir a los gobernantes que abandonen inmediatamente los combustibles fósiles y recorran el camino de la energía renovable”, dijo Nicole Figueiredo de Oliveira, directora de 350.org América Latina.

Vea la galería de fotos de la Gran Vigilia por la Creación y los Refugiados Climáticos:

GDM17: Latin America Highlights

No es casualidad que Umuarama fue elegida como sede de esta acción de la campaña internacional por la desinversión. El 4 de octubre de 2016, la fiesta de San Francisco de Assis, siete instituciones católicas de peso en todo el mundo han anunciado públicamente su compromiso por la desinversión. En ese momento, la Diócesis de Umuarama no sólo fue la primera diócesis como también la primera institución en América Latina a unirse a la campaña.

Además, la ciudad de cien mil habitantes es conocida por albergar los refugiados climáticos procedentes de Haití, uno de los países más afectados por el cambio climático en el mundo. Más de 130 familias son atendidas por la Iglesia Católica en la ciudad después de huir de la destrucción causada por los huracanes, aumento del nivel del mar y las sequías que impiden la producción de alimentos. Todos estos impactos exacerbaron la pobreza que afecta a más del 80% de la población y llevó a miles de haitianos a dejar su tierra natal.

“La vigilia de oración y fe es un tiempo para crecer una conciencia de que podemos revertir esta escalada negligencia con la naturaleza que causa tanta tragedia. Si no hay nuestra intervención, la tendencia es creciente”, dijo Don Frei João Mamede Filho, Obispo de la Diócesis de Umuarama. “Somos responsables por nuestra Casa Común y no podemos explotarla y usarla sin medida. Me gustaría que todos se vayan de esta Vigilia felices porque juntos podemos mejorar el cuidado de la madre tierra y reducir el calentamiento global”, enfatizó.

La acción en Umuarama es parte de la Movilización Global por la Desinversión, organizada por 350.org. Hasta 13 de mayo se llevará a cabo más de 130 acciones en varios países en los seis continentes. El objetivo es exponer públicamente la responsabilidad de la industria de los combustibles fósiles en el calentamiento global, que a su vez intensifica el cambio climático, y recordar que, con unidad, las poblaciones pueden influir en la toma de decisiones en los diversos sectores de la sociedad.

En Argentina, el Premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel, se unió a la llamada por la desinversión. El teólogo y pensador Leonardo Boff presentará su libro “Sostenibilidad” en la Feria del Libro y el jueves 11 de Mayo, a las 18:30 hs habrá una Conferencia en el Aula Magna de la Facultad de Medicina, en la que van a abordar el tema de “Crisis social y crisis climática: los desafíos de América Latina”.

 

FacebookTwitter